Páginas vistas en total

jueves, 28 de septiembre de 2017

Educación sexual consciente en el trabajo con jóvenes.

Os invito a leer este post elaborado por la educadora social y sexóloga Isabel Guerrero Campoy, del blog Sexualidad y Buen Trato, sobre el trabajo con jóvenes en educación sexual.  Espero que os guste. Gracias por tu colaboración, Isabel.

¿Existe la educación sexual consciente? ¿Hay una asignatura de educación sexual? ¿La necesitamos? Cuando eras joven ¿Quién te informó sobre sexualidad? ¿Dónde buscabas la información? ¿Hablabas con tu madre o tu padre? ¿O con ese amigo o amiga que sabía de todo? ¿O era tu tía? ¿O tu tío? ¿Una revista?  ¿Te hablaron del placer o te hablaron de los miedos y las medidas preventivas? ¿Qué es la erótica? ¿Qué son las ITS? ¿Y las zonas erógenas? ¿Crees que la población joven sigue tus pasos? ¿Estamos igual ahora que en 1982? ¿Crees que ahora hay una educación  más consciente y respetada? ¿Diversa?

Mi experiencia y mi opinión es que no.


Creo que no hay conciencia de la educación sexual en nuestros/as  jóvenes, incluso de los y las niños/as. El mensaje que se transmite es alarmista, frases como la de “¡estos jóvenes!”,  la llevamos escuchando cientos y cientos de años. Hacemos educación sexual dando indicaciones de “ten cuidao”, pero se deja a un lado la parte importante de la sexualidad sana y saludable del sentir, del estar y del darse permiso.

Hoy en día hay mucha más información que hace 30 años, cierto, pero que haya más  cantidad no significa que sea de calidad. Que tengamos más acceso a la información, a las imágenes, no significa que asimilemos conscientemente  el sentido de la sexualidad, nuestra sexualidad.

Creo importante la intervención educativa para fomentar el buen trato en las relaciones, no sólo de pareja sino entre iguales y por supuesto con uno/a mismo/a.

Veo de vital importancia cuestionar, fomentar el pensamiento crítico, trabajar con perspectiva de género, colocarte las gafas violetas y desmontar lo socialmente aceptado que oprime y asesina a muchas y amputa de emociones a otros.

 En los talleres que imparto en los centros educativos,  los y las  jóvenes me cuentan que cuando tienen dudas tiran de internet y sobre todo de las pelis porno. Y claro, si las expectativas y la realidad de un encuentro sexual se crea a partir de estos filmes, la realidad con la que luego se encuentran será insatisfactoria, incompleta y compleja.

Porque el porno, como las películas de zombis o las de dragones, no dejan de ser una peli, un entretenimiento, que dista mucho de la realidad.

La población joven es plural y diversa, como diversa es la sexualidad.  Como personas adultas debemos de facilitar  una educación sexual sana, diversa, consciente y acorde con sus necesidades.

Porque es muy sano preguntar las dudas.
Porque hay que hablar de las relaciones sexuales.
Porque hay sexualidad más allá del coito. 
Porque no todo se basa en la heteronorma.
Porque son etapas de estar con las hormonas a flor de piel.
Porque es nuestra responsabilidad, como profesionales, atender  esta necesidad vital.
Porque hablar de sexualidad mola.
Porque hablar crea conciencia.
Porque tomando conciencia te haces responsable.
Porque siendo responsable ganas en autonomía.
Porque hablando desde el respeto hacemos que se respeten.
Porque es lo que toca.
Porque la tele no educa.
Porque internet tampoco.
Porque tiene  que dejar de ser un tema tabú.
Porque educar en sexualidad deconstruye y reconstruye.


ISABEL GUERRERO CAMPOY
Educadora Social y Sexóloga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este es un lugar para reflexionar, dialogar y exponer. Utilizalo como tal.